Saltar al contenido

Cojines Feministas

Tienda de cojines feministas

Dale un toque de feminismo a tu hogar con estos cojines feministas. Un cojín feminista es achuchable y consolador en los momentos de más ira o de más amor en solitario. Ideal para poner encima de tu cama, de tu sofá o en tu sillón favorito. También para llevarlo en tus acampadas o para el parque. Un cojín con estilo, un cojín que grita: ¡Basta ya de opresión patriarcal!

¿Por qué comprar cojines feministas en ParaFeministas.com?

Un cojín es un buen aliado para disfrutar de él en tu cuarto, sala de estar o donde prefieras. Úsalo para reposar tu cabeza, piernas o pies, para sentarte más cómodo o simplemente para abrazarlo. Nada más confortable y achuchable que un cojín. Además, su uso decorativo hará que no pueda faltar en tu cama, sofá, sillón, sillas o banco, ya sea de interior o para exterior.

Si además de decorar, cada vez que lo ves te aporta fuerza, te hace reflexionar, o te da energía positiva, ¡más que mejor! Por esa razón comprar un cojín con algún motivo con el que te sientas representado o representada es la mejor opción que puedes tomar. En este caso, te proponemos algunos diseños atractivos, combinables y funcionales, que seguro te inspirarán.

Pero hablemos un poco sobre cojines. Existen cojines especializados que no pueden faltar en tu vida si eres mamá, como pueden ser los cojines de lactancia. Si tú o un familiar pasa mucho tiempo inactivo o encamado, es más que necesario tener no sólo un colchón o almohada antiescaras, un cojín con esta funcionalidad será imprescindible. También existen cojines que ayudan a prevenir la plagiocefalia en los primeros meses del bebé, y cojines lumbares que son totalmente necesarios para una buena parte de la población. Como ves, el uso y especialidades de los cojines es muy diverso.

Ahora, un poquito de historia sobre cojines. Si eres curioso o curiosa, seguro que te interesará saber algunos conceptos. La palabra “cojín” viene de la palabra griega kojóna (también deriva de esta palbra cojo/cojera) que a su vez proviene del latín Coxinum (de cadera). Como puedes comprobar, no es una palabra ni un objeto moderno, ni mucho menos. Se Sabe que ya en la antigua Mesopotamia se utilizaban piedras como reposacabezas, incluso en un pasaje del Génesis se especifica que Jacob descansó sobre una piedra.

Los antiguos egipcios, utilizaban apoyos de madera para la cabeza. Pero, el primer cojín de la historia, se le atribuye a Siddhārtha Gautama. Buda utilizaba un ZAFU, una especie de cojín redondo relleno de hojas. Este cojín ayudaba a mantener una correcta postura, imprescindible en disciplinas como la meditación o el yoga. Así que podemos decir que el cojín tal y como lo conocemos es de origen Chino, de unos 2500 años de antigüedad.

A lo largo de la historia, los cojines han ido evolucionando, y no en todas las épocas han sido un objeto al alcance de todos. Incluso hoy día, hay personas en diferentes partes del mundo, para las que tener cojines, es un lujo. Así que disfruta de tu cojín, y siéntete privilegiado.

Otros productos feministas que te van a gustar